Jóvenes y adultos construyendo juntos una cultura de paz


El tercer día del XLVI Congreso Internacional de Fe y Alegría “Educación, Ciudadanía, Cultura de Paz y Jóvenes” tuvo como tema eje “La cultura de paz” y estuvo a cargo del educador colombiano Luis Felipe Ulloa. Dentro de su ponencia, explicó cuáles serían los grupos y modalidades de trabajo, partiendo desde la educación popular.

“El tema de la violencia va de la mano con la cultura de paz”, recalcó. Según lo dicho, explicó que el trabajo consistía en conceptualizar la violencia.

Ulloa propuso que los grupos dialoguen a través de tres aproximaciones. El primer enfoque es revisar nociones en torno a lo que significa violencia. “Compartir noticias de otros países, vivencias  propias y casos nacionales nos aproximaran a la sinergia de opiniones”, indicó. El segundo enfoque comprende buscar otros conceptos generales relacionados a la violencia. La tercera aproximación es generar preguntas, para con ellas orientar las acciones a futuro.

Al igual que las anteriores actividades, el diálogo integró de forma progresiva a los directores, docentes y estudiantes. Inicialmente, las reflexiones fueron individuales; luego pasaron a conformar grupos de tres, siete y doce personas. Finalmente, se agruparon en las “peceras”, espacio donde los más de 80 participantes tuvieron la oportunidad de dialogar y, siempre con espíritu crítico -y enriquecidos por la confluencia de pensamientos y conceptos de tres generaciones diferentes- debatir sobre la mejor manera de atacar la violencia y promover espacios de paz en las escuelas.

El fin es plantear dinámicas de participación ciudadana, llegar a un consenso progresivo, profundizar en la problemática, registrar productos y proyectarse hacia el futuro. Las peceras “son un modo de cerrar abriendo”, explicó Ulloa.

En el diálogo final los grupos manifestaron varios puntos: “La violencia suele ser el medio para conservar ese poder”, “Sostenemos que la violencia no es natural, es naturalizado”, “El poder que genera la construcción negativa del otro: ese es el que afecta”, fueron algunos de los más destacados.

Cabe recalcar que en “la pecera” la mayoría de los representaste convergieron en una posible definición de violencia como “la interacción con sentido destructivo entre sujetos naturaleza colectivos y otros a partir del ejercicio abusivo del poder, la omisión del mismo atentando contra el ejercicio del derecho y generando dolor en el alma”.

Durante la jornada, también se expusieron los beneficios del programa educativo Educate Magis, a cargo de Hugo Gomez SJ, y, ya al final, un grupo de niños y niñas estudiantes de Fe y Alegría mostraron a los participantes el programa educativo Tárpuy, el cual promueve el aprestamiento tecnológico desde los primeros años de escuela.

El Congreso, que se realiza en Lima, Perú, continuará este domingo 23 de octubre con la construcción colectiva de propuestas para promover cultura de paz, las conclusiones del evento y una Eucaristía de acción de gracias.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *